¿Por qué es importante una buena reputación corporativa?

Cuando hablamos de reputación de marca nos referimos a cómo una empresa es vista por los demás. Una reputación favorable significa que los consumidores confían en esa empresa o persona, se sienten seguros al comprar sus productos o los prefieren sobre otras opciones. Por otro lado, una reputación desfavorable, hará que los consumidores no los elijan.

Según una encuesta realizada en el 2017 por el conglomerado de Relaciones Públicas, Weber Shandwick, dos de cada tres consumidores deciden no seleccionar una marca comercial sino confía en la actuación de la compañía que está detrás, las decisiones de compra se hacen teniendo en cuenta la reputación y no solo el producto.

Es importante destacar que la reputación no es lo mismo que branding, no es lo mismo el trabajo que hay que hacer para crear y posicionar una marca que para gestionar su reputación.

Además, la existencia de Redes Sociales hace a las empresas especialmente vulnerables a críticas, comentarios, memes, o redes negativas. Ahora en segundos vemos lo fácil es destruir la reputación marca debido a un error de un funcionario.

Para una buena reputación se debe establecer una estrategia desde la Gerencia General, que forme parte del plan de negocios anual y dársele la importancia que requiere.

Aspectos como la transparencia de la organización, el acceso a información relacionada con su funcionamiento, la relación estable con prensa y medios de comunicación, la apertura al público, la buena comunicación interna, unido a su estrategia de marketing, es ideal para alcanzar una buena reputación. Las empresas honestas y con buena imagen, aumentan su valor corporativo, mientras que las demás incluso ven reducido el valor de sus acciones.

Un ejemplo es el conglomerado GyM, que vio bajar sus acciones un 19% al verse involucrada en negocios con Odenbrecht en Perú. O bien la misma Odenbrecht, cuyos escándalos por sobornos la hizo perder múltiples contratos.

Fabiola Ruiz Ch. Directora.

Historial