Crisis de imagen, prepararse es la clave.

La mayoría de las empresas realiza planes y acciones para perdurar en el tiempo, desarrollarse en todos los ámbitos, así como sostener negociaciones exitosas a nivel nacional e internacional las cuales permitan un adecuado crecimiento económico. A pesar de ello, a menudo las entidades topan con dificultades económicas, barreras culturales y momentos que ponen en riesgo su estabilidad y éxito.

Un ejemplo de lo anterior son las crisis de imagen. Estas involucran cambios profundos en las actitudes, comportamientos sociales y pueden afectar los estándares además de dañar el desempeño económico y funcional de las organizaciones.

El riesgo de una mala reputación, puede afectar directamente los negocios de las empresas. Adicionalmente, para el proceso de comercio internacional, existen países especialmente sensibles a aspectos morales, tales como los asiáticos, donde el honor es el valor principal al establecer relaciones comerciales

La crisis representa una amenaza para la imagen de la entidad que la padece. No obstante, está comprobado que una compañía preparada para enfrentarla, actuará con mayor eficiencia y tendrá menos consecuencias negativas que las que no se toman el tiempo para examinar el tema. Por ello prepararse es clave para poder llevar a buen puerto una situación negativa.

Recuerde que lo primero que debe hacer de forma automática y permanente es establecer un Comité de Crisis, que usualmente es conformado por las principales gerencias y sus asesores en Comunicación.

Siga estas 3 etapas fundamentales para que el usuario identifique cómo enfrentar la crisis:


  • Etapa 1: Prevención, defina el comité de crisis y establezca posibles escenarios de crisis.
  • Etapa 2: Defina junto con su asesor y expertos las estrategias para el adecuado manejo de una crisis.
  • Etapa 3: Defina las herramientas y canales de comunicación para afrontar cada escenario.

Lo recomendable es contar con un Manual de Crisis por escrito que funcione como herramienta de consulta y guía en cada situación. Igualmente recuerde que siempre, después de cada situación negativa, debe hacerse una evaluación para que no se repita.

De una crisis siempre podemos salir con una marca más sólida.


Fabiola Ruiz Ch. Directora.

Historial